4 Estaciones

Taller de estimulación temprana a través de los libros y el juego sensorial

El pasado mes de julio llevé a cabo un proyecto hermoso que daba vueltas en mi mente desde hacía tiempo.

Las sesiones de cuentos para bebés tienen naturaleza directiva y,  para su buen desarrollo, han de ejecutarse a buen ritmo, renovando estímulos constantemente para mantener la atención, sin espacio para profundizar y dilatar los tiempos.  Así que observando las ganas de más de bebés y familias después de los Bebecuentos, su demanda y su éxito, comencé a investigar en actividades sensoriales (en la línea Montessori) con la idea de diseñar una nueva propuesta de ocio cultural para los más pequeños, en la que se creara un espacio más libre y personal para jugar.  Fui rescatando material y estudios de aquí y de allí que, mezclados con la intuición, tuvieron un buen resultado en los primeros experimentos con mi bebé en casa: jugar con harina como si fuera arena de playa, hacer pintura con yogur, recrear un estanque con patos en la bañera… Ya había recorrido camino cuando mi querida «Susi», bibliotecaria de la Biblioteca Pública del Estado de Santa Cruz de Tenerife,  me preguntó: ¿qué me propones para el verano? Y sin lugar a dudas respondí: 4 Estaciones.

4 Estaciones es un taller destinado a familias con bebés en edades comprendidas entre los 3 y los 36 meses, basado en juegos sensoriales y creativos,  en el que los libros son el punto de partida para adentrarnos en un mundo de sentidos, de vivencias y sensaciones que compartir.  Los periodos estacionales: Otoño, Invierno, Primera y Verano, son el hilo conductor entre las diferentes experiencias. Cada estación, con sus propias características, tiene asignado un espacio físico temático, con un conjunto de libros, de juegos y objetos relacionados con la experimentación de los sentidos (vista, olfato, oído, gusto y tacto) y actividades artísticas (de carácter manual) que compartir en familia.

En la primera infancia la experiencia directa es fuente de conocimiento donde “probar” ayuda al niño a construir una imagen de sí mismo, de los demás y del mundo que le rodea. Este taller de estimulación temprana propone la vivencia como base del desarrollo integral del niño, poniendo en valor actividades como la lectura compartida, los juegos libres, sensoriales y creativos en un espacio de convivencia social y cultural.

¡Estoy deseando repetir! Aquí una pequeña muestra y mi homenaje a las familias con las que pude disfrutar de una fascinante experiencia.

La Biblioteca: un buen plan

Celebración del Día Internacional de las Bibliotecas 2016

20161024_181740

El pasado 24 de Octubre se celebró el Día Internacional de las Bibliotecas  y, para festejarlo, se desarrollaron diversas actividades en ellas como talleres, sesiones de narración oral, espectáculos, etc.  Yo estuve contando para bebés en la Biblioteca Municipal de Adeje casco y fue muy especial. No sólo porque la sesión se desarrollara de forma orgánica y agradable, los bibliotecarios fueran un encanto y se realizara con éxito la primera sesión de Bebecuentos del municipio, sino también por el ratito compartido con mi familia entre libros y risas como usuarios de este mágico espacio.

Y es que las bibliotecas en los últimos tiempos han dejado de ser sólo salas de estudio y préstamos literarios, para convertirse en un lugar para el encuentro y el intercambio socio-cultural entre los que acuden, pequeños o grandes .

Ya no es inusual que se rompa el silencio y la quietud propia de este lugar para dar paso a un espacio flexible y dinámico, que se transforma, adapta y muta para acoger una programación cultural regular y variada, convirtiéndose en muchos casos en referentes de ocio de calidad. Este es el caso de la Bibliotecas Municipales de Santa Cruz,  la Biblioteca Pública del Estado de Santa Cruz de Tenerife y la Biblioteca Pública Municipal de La Laguna. En estos espacios tengo la suerte de trabajar durante todo el año con sesiones de cuentos, talleres y otras actividades artísticas, compartiendo con el público y el personal encargado experiencias de esas que dejan contento al corazón.

Y, aunque en ocasiones se nos pase, esto no sería posible sin la figura del bibliotecari@. Son el alma de las bibliotecas, son mag@s,  sabi@s, guerrer@s que lidian entre la administración, los profesionales y los usuarios para hacer de su lugar de trabajo un lugar habitable, acogedor, amigo. Al menos yo cuando cuento allí me siento como en casa.

Las bibliotecas, éstas y todas, siempre son un buen plan. Un lugar donde leer, imaginar,escuchar, comunicar, socializar, emprender y soñar solos o en compañía… Así que amig@s, por allí nos vemos.